Blogia
diariodeunavampiresanovata

No volví a saber del Jonhy hasta que me zambullí de lleno en el frío de la noche. Y eso fueron bien 10 minutos después de que él hubiese estampado mi cara contra la pared del corredor.

Ya no tenía prisa por salir del Route 77. Habida cuenta de lo agotada que estaba tras mi teórico cara a cara con la muerte y que además ahora sabía que en ese local yo no corría absolutamente ningún peligro, me pareció innecesario abusar de mis fuerzas para ir en busca del Jonhy. Resultaba evidente que MacGyver sabía poner su tierno culito bien a salvo.

Fuera de la disco el tiempo resultaba desapacible. Un gélido viento invernal comenzaba a corretear de nuevo entre las callejuelas del casco antiguo y las estrellas estaban cubiertas por sigilosos nubarrones amenazantes.

-Tu amigo está allí sentado... -me informó el amable portero señalando hacia la catedral- ... y tiene  pinta de haberle pasado algo gordo.
-Ya sabes... Su primera vez...-traté de responder sin mentirle- No salió como él esperaba.
-A veces pasa -añadió con tono compresivo- Tú dile que no se preocupe, que esto es sólo cuestión de práctica...

Mientras asentía con la cabeza, le dediqué mi sonrisa más afable y cariñosa. A aquel King Kong bonachón le debíamos que la disposición de nuestra cara se mantuviese tal y como cuando nuestra madre nos trajo al mundo.

-Y gracias por lo del tipejo de antes -grité ya a medio de camino de la catedral.
-¡Fue un placer! -contestó también a voces- Pero tened cuidado porque no hace mucho lo vi rodando la zona.

¡Increíble!, ¡el Charly seguía vivo y fastidiando!. ¡Yo que ya me lo imaginaba suspendido en el aire!, ¡totalmente pulvizado!, ¡desintegrado!, ¡hecho fosfatina!. El mandril de mi ex era la clara comprobación empírica de que mala hierba nunca muere... ni aunque la pise Bud Spencer a lomos del caballo de Atila.

Sin embargo, había otros (menos hierbajos, pero más cebollinos), a los que un simple pesaje de huevos los dejaba traumatizados de por vida.

-¿Ya pasó? -le pregunté al Jonhy en tono infantil- Ya no tiene miedo el nene.

Sentado de nuevo en los escalones del templo centenario, mi pelo-pincho-lamido alzó sus tristes ojos del suelo al oirme llegar. Ahora brillaba en ellos una brizna de ira.

-¿Fue malo-malo contigo el vampiro?, ¿trató de morderte el cuello?...

Silencio.

-... ¿o quizás era menos de dientes y más de chupar?

Mirada asesina.

-¿No tenías escapatoria?, ¿tu estaca no daba la talla?...

Vena atravesando la frente.

-... ¿o la suya era de proporciones descomunales y te la intentó clavar?

Ademán de incorporarse.

-Por eso ahora eres un culo de mal asiento... Brrrrffffffffff... JAJAJAJAJAJAJAJA...

No pude evitar romper mi frase en una sonora carcajada. A pesar de que había planeado mantener el vacile durante unos minutos más, la sola imagen de mi despistado albondiguilla amenazando con empalar a una cuadrilla de gays lujuriosos resquebrajó mi fingida seriedad.

-Te parecerá muy gracioso -graznó súbitamente MacGyver ante la mirada atónita de una pija oxigenada que se encaminaba al WoW- Todo esto me ha pasado por TU culpa.
-Sí, claro... JAJAJAJA-le contesté entre risas- Fui yo quien salió en busca de la fiesvampiro y vino convencido de que se celebraba en el Route 77... JAJAJAJA...
-No es eso -continuó gritando cada vez más irritado- Pero si estamos aquí es por ti y ese nuevo gran amor tuyo.
-Sí,sí... JAJAJAJA... Los dos te castigamos y te mandamos a un cuarto oscuro... JAJAJAJA...
-No te reías tanto cuando escuchabas aullar a Ervigio desde el sótano de tu abuela -berreó mientras la peli-teñida de antes se detenía a observarnos preocupada- He venido para salvar tus posaderas y de paso las de tu chupasangres moribundo.
-JAJAJAJA ... ¡Ésa sí que es buena!... JAJAJAJA... ¡Ofreces tu culo para proteger los nuestros!, ¡Qué haría yo sin Gay Helsing! JAJAJAJAJAJA...
-¡Perfecto! ¡No me des las gracias siquiera! -se encolerizó mientras me ametrallaba a salivazos desde un peldaño superior- ¡Tú sigue burlándote y cachondeándote de mi!
-Así es el karma -expliqué recuperando la seriedad- ¿O ya se te ha olvidado lo de la bola número 8, Liberad a Willy e Instinto Básico? Creo que es justo que ahora me ría de ti.
-¡Lo justo es que yo me vaya para casita!-zanjó irreflexivo encarando nuestras naricillas- Ya me contarás si Ervigio muere con más o menos gracia que Radu.



Apenas sin darme tiempo para comprender lo que estaba pasando, el Jonhy descendió por la escalinata a grandes zancadas, dispuesto a montarse en el Aixam y marcharse sin mirar atrás.  Exactamente como un crío pequeño emberrinchado porque acaba de hacer el rídiculo.

-Pues si te encuentras con Charly no vengas a pedirme ayuda -le amenacé con mi SPM saturado por tanta infantilidad.
-¡Descuida! -me respondió soberbio- ¡Él puede molerme a palos, pero tú me taladras el cerebro!

Y dando media vuelta pasó velozmente junto a la puerta del WoW donde la pija vestida de Carolina Herrera no nos quitaba ojo de encima.

-Espera, muchacho -detuvo al Jonhy sin apenas abrir sus finos labios color carmín- Te llaman.
-¿Ésa loca? -preguntó él tratando de zafarse de aquellas manos de porcelana-  Ella y yo hemos terminado definitivamente.
-No, tu amiga no. -explicó la rubia señalando hacia el final de la calle-  O ssseaaa, aquel chico de allí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres