Blogia
diariodeunavampiresanovata



Y así me pasé mi primera narcolepsia diurna, ejercitando bíceps, tríceps, trapecio y deltoides, durante 12 horas, sin parar ni para pestañear siquiera. ¡Vamos!, ¡que ni Chuache a tope de pastillas en sus buenos tiempos los hubiese puesto a sudar más! En cambio yo allí, sufrida como siempre, plantada en la Trade sin decir ni pío, haciendo brazos mientras padecía una de las experiencias más desagradables de mi no-vida.

 

¡Porque desde luego esta experiencia dista mucho de ser placentera!. Al menos no para mí. Aunque he de admitir que desconozco como la sobrellevan otros vampiros, básicamente porque mi creador no se quedó ni para darme un neceser con los articulillos básicos de todo inmortal. Que si hasta el hostal más cutre te regala gel de baño, lo mínimo es que tu padre vampiro te entregue un cepillo de dientes, pasta dentífrica y enjuague bucal, ¡porque el cuidado de los colmillos es lo primero! Luego ya por coquetería, no vendría mal un corrector de ojeras o un paquete de esas toallitas autobronceadoras que te dan un toque amarillo-Simpson infinitamente más sano que el blanco-muerto-purulento de las primeras horas de conversión.

 

Y aquí os reconozco que, en vista de la sofisticación de Ervigio, tal vez él no era el fiambre más indicado para aconsejarme en cuanto a lo que a la mejora del aspecto personal se refiere. Sin embargo, bien podía haberse esforzado por ser más paternal, regalándome una capita para las húmedas criptas invernales o mi primer ataúd (de segunda mano, por supuesto, que la columnas del cementerio son muy traicioneras)...

 

En fin, ¡qué sé yo!... ¡Pero “qué sé yo” porque ninguna rata voladora me la ha explicado jamás! La única instrucción recibida hasta el momento proviene de mi Maestro Oscuro y eso no es comparable a una buena información de primera mano, por mucho que él sea un hombre muy culto y estudiado, con muchos masters en astrología y ciencias ocultas.

 

Y es que vosotros, Siervos de la Noche, sois unos afortunados de poder obtener directamente de mí y prácticamente en tiempo real, una visión objetiva de esta basura de vida eterna, en la que mi último descubrimiento, sin ir más lejos, es que se duerme fatal.

 

Imaginaos, todas las horas durante las que se suponía que mi organismo debía estar regenerándose, cerrando los boquetes de mi dermis y produciendo queratina como un loco para recuperarse de la pérdida de volumen capilar, me las había pasado yo en un incómodo estado de semilucidez donde ni chicha ni limonada. Ni reparadora fase REM, ni autonomía de movimientos. Ni grogui como una marmota, ni fresca como una ventresca.

 

El día enterito se me había escapado sin lograr conciliar plenamente el sueño, sumida en una especie de delirio febril del que tampoco conseguía despertar. Con el cerebro capaz de percibir que las yemas de los dedos me echaban humo, pero sin la consciencia necesaria para razonar que se trataba del Sol y no de la Pepi haciéndome la manicura con soplete. 720 minutos empleados en sujetar un altavoz, con los ojos bien abiertos, imposibilitada para bajar siquiera un párpado e incapaz de procesar con claridad lo que tenía ante mi propia nariz. Visto así, se entendía bien de donde venía la mala baba que se gastaba Titina: tropecientos años sin dormir a pierna suelta le hubiesen agriado el carácter hasta a HelloKitty.

 

Pero el súmmum máximo, el colmo de la molestia durante mi primer trance vampírico, se presentó a las pocas horas de que el Sol hubiera alcanzado su cénit. Justo cuando la claridad comenzaba a hacerse más tolerable, una repelente vocecilla femenina traspasó el denso atolondramiento de mis entendederas para taladrarme los nervios con su robótica cantinela: “Yo ni móvil, yo ni móvil, yo ni móvil”. ¡Como si a mí me importase lo más mínimo!. ¡Como si no tuviese ya bastante con ser una no-muerta sin ingresos para que aún encima me viniesen con más gastos!

 

-Yo ni móvil...

 

Pesada, la tía ésta... ¿quién será la muy cansina?...¿de dónde habrá salido?”

 

-Yo ni móvil... Yo ni móvil...

 

Tal vez se trata de Mariposita... La muy perra seguro que ha aprendido esa frase sólo por fastidiar”.

 

-Yo ni móvil...

 

Porque, en realidad, ¿para qué lo podría necesitar?. ¿Para jadearle a Rintintín desde el otro lado del teléfono?... Pervertida...”

 

-Yo ni móvil...

 

¡Y yo ni ’smartphone’, hija! Que habiendo sido una adolescente con fructífera vida social, me era mucho más necesario que para un bicho un móvil. De hecho, ni ’smartphone’, ni melena espesa, ni cutis aterciopelado, ni dedos de las manos para contar hasta 10”.

 

Porque a esas alturas ya notaba yo como, entorno a mis uñas, la piel se había churruscado y ahora el pellejo colgaba de la carne, que también comenzaba a oler a solomillo pasado.

 

Suponiendo que la ’vampirización’ te exterioriza la belleza interior (AMANECER. Libro 3: Bella. Febril. ’Se va a convertir en una belleza deslumbrante’ ) y en vista de que mi calva es lo único que deslumbra, si en esta furgoneta hay alguien con razones de peso para poner el grito en el cielo, ÉSA SOY YO. En cambio, como buena líder de la manada, mantengo las quejas dentro de mi boca cerrada, evitando perturbar el descanso ajeno. ¡A ver si cunde el ejemplo!”.

 

Y el ejemplo cundió. Como si se hubiese establecido una conexión telepática con el miembro más reciente e impertinente bajo mi mando, la voz se calló y pude seguir sujetando el bafle en lo alto, a mi aire, hasta que las sombras del día decayeron, fundiéndose en la penumbra del atardecer.

 

-Yo ni móvil, yo ni móvil...

 

¿¡Otra vez!?, ¿¡otra vez!?... ¡Maldita vamp-chucha!, ¿¡OTRA VEZ!?. En cuanto recupere la movilidad vas a aprender a ...”

 

Pero no pude acabar el pensamiento. De la misma manera imprevista en que se habían ido, regresaron mi vista, mi agudeza mental y la flexibilidad de todos los músculos de mi cuerpo. De todos, incluidos aquellos que se habían estado ejercitando durante el día y que al volver en sí, flaquearon a causa del cansancio.

 

-¡¡¡OUCHHHHHHHHHHHHH!!! -bramé al sentir el altavoz cayendo sobre los dedos de mis pies (ahora, era definitivo, no podría contar hasta 10) - ¡COÑO, COÑO, COÑO!, ¡COÑO, COÑO, COÑO!

 

-Yo ni móvil.

 

-¡COÑO, COÑ...!

 

Dolorida y aturdida por el brusco despertar, le lancé instintivamente una mirada asesina a Mariposita. Sin embargo, la chihuchua, que aún seguía recostada dentro de la caja de cartón, se limitó a mantener el hocico bien pegado mientras clavaba sus ojos en mí con la más genuina expresión de inocencia.

 

JO-NHY-MÓ-VIL. JO-NHY-MÓ-VIL. JO-NHY-MÓ-VIL.

 

-¡Es el Jonhy! -procesó mi cerebro al fin- ¡El Jonhy me ha estado llamando toda la tarde!

 

Apurada, palpé el bolsillo del pantalón con mi maltrecha mano para comprobar que, en efecto, nueve numeritos conocidos habían activado la vibración de mi Nokia, el cual, me avisaba también, a viva voz, de que el albondiguilla quería contactar conmigo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Jessi -

Nooooooooooooooo, queridísima Sara, no os he dejado solitas, no hay madrugada en que me meta en el ataúd sin pensar en vosotras, Siervas de la Noche. ¡Puedes creerme!

Desgraciadamente, me es muy difícil compaginar los últimos cambios que ha sufrido mi no-vida con buscar el tiempo necesario para poneros al "día" de ella.

Sin embargo, no creais que descanso tranquila sabiendo que os he abandonado justo cuando os narraba un momento tan crítico de mi historia.

Volveré, volveré, volveré. Volveré y acabaré de contaros lo que finalmente me pasó con el Jonhy. Después de eso, me retiraré un tiempo para reajustar esta no-vida que me ha tocado y quien sabe si de todos esos ajustes sacaré alguna experiencia que sea digna de contaros de otras.

La Jessi (abrumada por vuestro apoyo)

Sara -

Jessi, pasaba por aqui para ver si dabas señales de vida (o no vida o como se llame), ya veo que desde que te has convertido nos has dejado aqui... solitas... sin tener noticias tuyas snif sinf.
Yo como soy taaaaaan buena, te deseo lo mejor y bla bla bla... en tu nueva vida, snif snif seguire pasando por aqui por si acaso....

Sara (suspiro)

Jessi -

¡Estoy aquí, querídisima Rubi, estoy aquí!, no sufras porque soy consciente de que no he acabado de contaros el final de mi triste historia.

Todavía tengo una deuda con mis Siervos de la Noche y tus ánimos me dan fuerzas para saldarla.

I'LL COME BACK.

Jessi (Terminator de día, Vampiresa de noche)

Jessi -

Lo sé, mi queridísima Rubi, lo sé. Pero estoy tan liada con esta nueva vida mía que no encuentro tiempo para acabar de contaros mi triste historia.

Soy de lo peor, incluso, más mala todavía. No tengo nombre, no tengo perdón, soy despreciaaaaaaAAAAAAAaaaaaaableeeeee.

Pero, por ti, sufrida Sierva de la Noche y por el resto de Siervos a los que tengo en ascuas, me comprometo ahora mismo a retomar el blog y a tratar de acabarlo antes de Carnavales (¡esperemos que no se me crucen más chupasangres de aquí a allá!).

La Jessi (a-Drácula-pongo-por-testigo)

rubi -

Por que Por queeeeeeee Jessi
nos abandonas y no dejas en ascuas de saber que paso?????
please necesitamos saber de ti
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ciocio -

Queridísima Jessi ya-muerta: no pienses en la mala noche que has pasado. Piensa mejor en los bíceps, tríceps y cuadriceps que se te habrán quedado duritos y marcados con tanto ejercicio involuntario. Si yo me quedase más tiesa que la mojama por las noches, lo haría en la postura de sentadillas seguro, esperando una mejora en mi mierdi-rodillas y en mi asco-muslos!

Jessi -

¡Ohhhhh, SiervísimaDeLaNoche Rubi!:

Tengo una furgoneta vieja que no sé conducir, una perra pija que no sé como devolver, un enamorado al que debo explicarle que soy una vampiresa y ni un sitio donde caerme muerta, literalmente.

Ahora mismo, ver, lo que se dice ver, querídisima Rubi, lo veo todo negro... Será que ya es de noche.

La Jessi(no hay mal que cien años dure... ni cuerpo-humano que lo resista)

Rubi -

No puedo creer Jonhy esta de vuelta
Jessy inmortal crees que ves la vida diferente ahora

de vuelta Rubi
tu sierva de la noche

Jessi -

Mi queridísima Sara:

Un buen líder de la manada, jamás abandona a los miembros más débiles así como así, porque eso les genera demasiada ansiedad.

Durante su huida voluntaria y en solitario, el Jonhy ha debido de pasar más angustia que cuando lo destetaron para ponerle un biberón en los morros. Ésa es la razón por la cual me estuvo molestando con tanta insistencia durante mi descanso diurno. Porque necesitaba oir mi voz lo mismo que un bebé llorica necesita oir a su mamá.

En cuanto a lo de buscar un nuevo alojamiento apto para vampiresas modernas, te diré mi Siervísima Sara, que eso un asunto difícil, entre otras cosas, porque soy pobre como una rata. Así que ni sofá, ni colchón viscoelástico. Tendré que dormir en la furgoneta, haciendo vida de vulgar cutre surfista californiano, pero sin tomar el Sol ni recrearme en esculturales cuerpos masculinos paseando en bañador.

La Jessi (Californian girl)

Sara -

¡¡¡ por fin apareciste !!!
ahora ya sabes que, cuando se haga de dia, tienes que buscar un lugar comodo (cama, sofa, ataud, cripta lo que sea) jejejeje
¡¡¡ y Jonhy alias "albondiguilla" tambien aparecio!!!, porque le devolveras la llamada ¿no?, seguro que ha estado muy preocupado por ti.

Esperando....

Tu Sierva
Sara
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres